EL MITO DE: "EL DORADO"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL MITO DE: "EL DORADO"

Mensaje por Koryak el Dom Ene 20, 2013 1:13 pm



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La leyenda de El Dorado es sobre un lugar mítico que se suponía que tenía grandes
reservas de oro y que fue buscado por los exploradores españoles e ingleses con gran empeño,
atraídos por la idea de un lugar con calles pavimentadas de oro, en donde el preciado metal
era algo tan común que se le daba poca importancia. Muchos de ellos murieron en el intento por
descubrir la ciudad, ya que las largas expediciones transcurrían por la selva y a la dureza del terreno
había que unir la falta de provisiones. Se suponía que estaba ubicado en alguna parte del centro de Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador, Brasil, Venezuela, etc., pero en especial en zonas de la Nueva Granada.


 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 
"Te dicen que las despedidas no duelen? Dile a quien te lo dijo que se despida"


Hola Invitado
->  Querido visitante:  Gracias por confiar en nosotros, debido a ello, nuestro trabajo anda en muchos sitios del mundo.
 Puedes llevarte lo que desees, solo, por favor, no olvides mencionar la fuente, así agradecerás nuestro esfuerzo.


Koryak


Sexo: Femenino Mensajes: 16524
Fecha de inscripción: 29/03/2009
Localización: En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: EL MITO DE: "EL DORADO"

Mensaje por Koryak el Dom Ene 20, 2013 1:18 pm



La verdad detrás del mito de El Dorado

Estudios arqueológicos recientes confirman que la legendaria ciudad que
capturó la imaginación y cargó con la vida de numerosos conquistadores no era,
en verdad, un sitio, sino una persona.


El sueño de El Dorado, la ciudad perdida hecha de oro, llevó a muchos conquistadores a emprender una búsqueda inútil, y muchas veces mortífera, a través de las selvas y montañas de Surámerica. Pero siempre fue en balde. Según confirman descubrimientos arqueológicos recientes, 'El Dorado' no era realmente un lugar, sino una persona.

La llegada de Colón a América en 1492 marcó el inicio de un choque de culturas como pocos registra la historia. Fue una brutal confrontación de visiones completamente opuestas sobre lo humano y lo divino.

El mito europeo sobre una ciudad perdida de oro que estaba ahí para ser descubierta por un conquistador aventurero encapsula la sed insaciable de los europeos por el metal dorado y el deseo inquebrantable de exprimirle todo el jugo a las nuevas tierras.

El mito suramericano de El Dorado, por otra parte, revela la verdadera naturaleza del territorio y las personas que vivían ahí. Para éstas, El Dorado nunca fue un lugar, sino un gobernante tan rico, que supuestamente se bañaba en oro de pie a cabeza cada mañana y se lavaba todas las noches en un lago sagrado.

La verdadera historia detrás del mito ha sido reconstruida como un recompencabezas en años recientes utilizando una combinación de textos históricos antiguos e investigación arqueológica.

Ceremonia dorada

En el corazón de la misma se encuentra una ceremonia real llevada a cabo por los pueblos Muisca, que hacen vida en el centro de Colombia desde el año 800 d.C. hasta nuestros días.

Diferentes cronistas españoles que llegaron al continente a principios del siglo XVI la describieron como la ceremonia de 'El Dorado'. Uno de los mejores relatos lo produjo Juan Rodríguez Freyle.

En el libro de Freyle, 'La conquista y descubrimiento del reino de la Nueva Granada', publicado en 1636, el cronista cuenta cómo cuando el jefe de los Muisca moría, se daba inicio a un proceso de sucesión para escoger al 'líder dorado' o 'El Dorado'.

El nuevo jefe de la comunidad, generalmente un sobrino del anterior líder, pasaba por un largo proceso de iniciación que culminaba con acto final, en el que remaba en una canoa por un largo sagrado, tal como la laguna de Guatavita.

El jefe se presentaba desnudo, sólo cubierto por polvo de oro. Rodeado de cuatro sacerdotes de alto rango adornados con plumas, coronas de oro y demás ornamentos, hacía una ofrenda de objetos dorados, esmeraldas y otros materiales preciosos a los dioses, que arrojaba al lago.

La orilla del lago circular se llenaba de espectadores ricamente aderezados que tocaban instrumentos musicales y encendían fuegos que casi bloqueaban la luz solar que bañaba el lago. La canoa misma llevaba cuatro fogatas que lanzaban columnas de incienso a los cielos.

Una vez en el centro del lago, uno de los sacerdotes izaba una bandera señalando a la muchedumbre que hiciera silencio. Este momento marcaba el punto en que la multitud juraba fidelidad a su nuevo líder, gritando su aprobación desde la orilla.

Equilibrio cósmico

Muchos aspectos de esta interpretación de los eventos han sido validados por una minuciosa investigación arqueológica, la cual también revela la habilidad excepcional y la escala de producción de oro en Colombia al momento de la llegada de los europeos, en 1537.

Dentro de la sociedad Muisca, el oro, o más específicamente una aleación de oro, plata y cobre llamada tumbaga, era muy apreciada, no sólo por su valor material sino por su poder espiritual, por su conexión con las deidades y su habilidad para mantener el balance y la armonía dentro de la sociedad.

'Para los Muisca de hoy, como para nuestros ancestros, el oro no es más que una ofrenda. El oro no representa riqueza para nosotros', afirma Enrique González, descendiente de Muiscas.

Una investigación reciente llevada a cabo por María Alicia Uribe Villegas del Museo del Oro en Bogotá y Marcos Martinon-Torres del Instituto de Arqueología del University College de Londres muestra que estos objetos de 'oro' eran hechos específicamente para usarlos en forma inmediata como ofrendas a los dioses, a quienes se pedía balancearan el cosmos y aseguraran una relación equilibrada con el ambiente.

Según el arquólogo Roberto Lleras Pérez, experto en orfebrería Muisca y sistemas de creencias, la creación y el uso que los Muisca le dieron al metal precioso era especial dentro de Suramérica.

'Hasta donde sé, ninguna otra sociedad dedicó más de la mitad de su producción a las ofrendas votivas', dice.

Los objetos de oro, como la colección de tunjos (ofrendas generalmente planas, con figuras antropomórficas) que se encuentran en exposición digital en el Museo Británico, fueron hechas utilizando un proceso por el cual se creaban delicados moldes de arcilla sobre modelos de cera, de los que se sacaban las piezas de oro.

Como todos los objetos tienen la misma 'firma química' y marcas de manufactura, está claro que estaban destinados específicamente a las ofrendas divinas. Es posible que se hicieran apenas unas horas o días antes de ser depositadas en el lago.

Deslumbrados

La forma en que la historia se transformó en el mito de una legendaria ciudad de oro revela cómo el metal precioso era una fuente de riqueza material para los conquistadores. Ellos no entendían su valor verdadero para la sociedad Muisca. Las mentes del Viejo Continente simplemente no podían procesar la idea de cuánto oro podía haber sido arrojado al fondo de un lago y enterrado en otros sitios sagrados de Colombia.

En 1537 el conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada y su ejército de 800 hombres se apartaron de su misión de encontrar una ruta a Perú y terminaron en la tierra de los Muisca por primera vez.

Quesada y sus hombres se adentraron cada vez más profundo en territorios extraños e inhóspitos donde muchos perdieron la vida. Pero lo que encontraron los deslumbró. El trabajo en oro de los Muisca no se parecía a nada que hubieran visto antes.

Trágicamente, la cacería desesperada de oro sigue viva. Los arqueólogos que trabajan en institutos de investigación como el Museo del Oro están luchando contra una ola creciente de saqueadores.

La cantidad descubierta es impresionante. En los años 70, el número de nuevos lugares hallados fue tal que el precio mundial del oro se desplomó.

Como consecuencia, la gran mayoría de los objetos preciosos precolombinos de oro han sido derretidos y su valor real como pistas para entender el trabajo de una cultura antigua se han perdido para siempre.

Afortunadamente, las colecciones que sobrevive en sitios como el Museo del Oro y el Museo Británico pueden abrir una ventana para entender las diferentes perspectivas sobre el valor material y la percepción humana, y aún más importante, entender la verdadera historia detrás del mito de El Dorado.

jeje4yu



- Oh decepción para los exploradores que venían en busca de una ciudadota por la que todos sus habitantes caminaban sobre piedras de oro Neutral


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 
"Te dicen que las despedidas no duelen? Dile a quien te lo dijo que se despida"


Hola Invitado
->  Querido visitante:  Gracias por confiar en nosotros, debido a ello, nuestro trabajo anda en muchos sitios del mundo.
 Puedes llevarte lo que desees, solo, por favor, no olvides mencionar la fuente, así agradecerás nuestro esfuerzo.


Koryak


Sexo: Femenino Mensajes: 16524
Fecha de inscripción: 29/03/2009
Localización: En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: EL MITO DE: "EL DORADO"

Mensaje por Nosferatu el Dom Ene 20, 2013 7:42 pm


Entonces no existe una ciudad en la que hasta la contaminación es de oro? Lástima!

A ver:

Historia de la leyenda de El Dorado, lugar fabuloso perseguido por exploradores en el siglo XVI.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Soplo de oro


El origen del mito de El Dorado, el más famoso de cuantos estimularon la exploración y conquista del continente americano, se remonta al año 1534, en que un indio del territorio que hoy ocupa Colombia reveló a los españoles una de las ceremonias rituales del cacique Guatavita, que había de despertar la codicia de soldados y aventureros.

Cubierto el cuerpo desnudo con polvos de oro que se adhería a su piel mediante una tintura de trementina, el cacique, ante su pueblo, se embarcaba solo en la laguna de Guatavita; al llegar al punto en que se cruzaban dos cuerdas tendidas perpendicularmente de orilla a orilla, se bañaba y arrojaba al agua, en honor de la divinidad, valiosas ofrendas consistentes en piezas de oro y esmeraldas. Igual homenaje rendían sus súbditos.

Basada en un hecho cierto, según se ha podido comprobar al estudiar las costumbres de los chibchas, la leyenda del indio dorado fue divulgada por los conquistadores, se extendió por el norte de América Meridional, descendió al Perú, y de allí pasó, algunos años más tarde, al Río de la Plata; pero no tardó en asimilar nuevos y fabulosos elementos que la desvirtuaron totalmente.

El mito concluyó por no guardar relación alguna con el cacique dorado, y se llamó El Dorado a las regiones auríferas y diamantíferas de distintos lugares de América, absolutamente imaginarios, a los que se creía emporio de riquezas incalculables.

En busca de El Dorado salieron muchas expediciones, tantas que en 1538, y en el plazo de una semana concidieron en las ya desoladas zonas de Guatavita las tres que dirigían Belalcázar, Federmann y Jiménez de Quesada, procedentes del Perú, Venezuela y Santa Marta, respectivamente.

Sir Walter Raleigh sobresale entre los extranjeros a quienes deslumbró la célebre leyenda, y que llegaron a América en pos de una quimera que tuvo también en Europa fervorosos propagandistas.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  

Nosferatu


Sexo: Masculino Mensajes: 3707
Fecha de inscripción: 13/07/2010
Localización: En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Re: EL MITO DE: "EL DORADO"

Mensaje por Koryak el Miér Ene 23, 2013 12:30 pm


Y bueh....

Descubren la mítica ciudad de "El Dorado"

ktl

El hallazgo fue concretado por una expedición internacional en la selva amazónica del Perú. Especialistas con geo-radares confirmaron que bajo una laguna hay cavernas y túneles donde, cuenta la leyenda, se escondieron los tesoros de los últimos incas.


PRESIONES Y AMENAZAS Palkiewicz, que encabeza la exploración que descubrió la mítica ciudad inca de Paititi o El Dorado, denunció amenazas y hostigamiento que sufrió de parte del administrador de la reserva nacional del Manu, en el sureste peruano. Aseguró que el responsable del parque nacional en la localidad de Pilcopata, intentó impedir la entrada de la expedición a la zona e incluso insinuó que estos buscaban apropiarse de los tesoros que presumiblemente hay en Paititi. El explorador descartó tajantemente esa posibilidad y dijo que su expedición es de carácter histórico, geográfico, etnográfico, geológico, etnobotánico y de conservación ambiental.

La mítica ciudad inca de Paititi, llamada por los conquistadores españoles "El Dorado", fue hallada en las profundidades de la selva amazónica del sur peruano, por un equipo internacional de exploradores, entre los que se cuenta un argentino, encabezado por el polaco-italiano Jacek Palkiewicz.

Unos 30 investigadores emprendieron el 30 de junio pasado su travesía a través de la agreste e inexplorada selva del río Alto Madre de Dios para intentar confirmar sus hipótesis sobre la ubicación del último bastión donde se refugiaron los incas con numerosos tesoros, cuando llegaron los conquistadores españoles, en 1532.

La ciudad se encuentra en una zona colindante al parque nacional del Manu, en el departamento de Cuzco, al sureste de Lima. "Pudimos comprobar que la leyenda sobre Paititi es totalmente real, junto a una laguna donde hay un entramado de cavernas por explorar", dijo Palkiewicz.

Palkiewicz, periodista y explorador, afirmó hoy que está "muy contento" con el resultado de la travesía, porque tiene "la seguridad" de que ha encontrado Paititi.

Aseguró que la expedición, que lleva dos años de trabajos, le permitió verificar que la ciudad perdida se encuentra en una zona colindante con el parque nacional del Manu, entre los departamentos de Cuzco y Madre de Dios, en el sureste de Lima.

Ciudad bajo una laguna.

El viaje hacia Paititi permitió confirmar todos los datos documentales y de la leyenda, como que la ciudad se encontraba a 10 días de camino del Cuzco, la antigua capital del Imperio Inca.

Palkiewicz señaló que lo más sorprendente fue comprobar que "la leyenda" es totalmente cierta, ya que habla que la ciudad estaba bajo una laguna, que ha sido encontrada en una meseta de cuatro kilómetros cuadrados cubierta totalmente de vegetación.

Especialistas de la Universidad de San Petersburgo (Rusia) que integraron la expedición, confirmaron, con la ayuda de geo-radares, que bajo la laguna existe un entramado de cavernas y túneles donde, cuenta la leyenda, se escondieron los tesoros de los últimos incas.

El explorador indicó que en sus informes oficiales ha indicado "por diplomacia" que "probablemente" ha encontrado el Paititi, pero recalcó que ahora puede decir que está "totalmente seguro que es el lugar".

Agregó que en octubre próximo se realizará una última gran expedición en la zona, que contará con el apoyo de espeleólogos.

Palkiewicz dijo que ha encontrado vestigios de construcciones pre-incaicas, lo que indicaría que el lugar empezaba a ser ocupado por los incas, que no pudieron culminar su tarea de conquista en la Amazonia por la llegada de los conquistadores españoles, alrededor de 1532.

El especialista no desechó que también existan construcciones incaicas, aunque esto aún no ha podido confirmarse por lo tupido de la selva y las lluvias torrenciales que caen en la región.

La expedición, integrada por científicos de Argentina, Italia, Polonia, Rusia y Perú, contó con radares terrestres y buscadores por satélite.

Un manuscrito clave.

El viaje fue planificado después de dos visitas previas a la zona y obtuvo su espaldarazo histórico después de que el año pasado se hallara un manuscrito del siglo XVI en el archivo romano de la Compañía de Jesús.

El documento contiene una autorización del Papa para la evangelización de los jesuitas en Paititi, nombre dado por los indígenas a la ciudad construida en oro de la que tuvieron noticia los primeros conquistadores españoles.

Palkiewicz, que describió en una veintena de libros sus viajes a los más recónditos rincones del planeta, cuenta con una amplia experiencia en la Amazonia, ya que en 1996 dirigió otra expedición que logró localizar con exactitud las fuentes del río Amazonas.

La expedición contó con un presupuesto superior al millón de dólares, además del apoyo simbólico de los presidentes de Perú, Alejandro Toledo; de Polonia, Aleksander Kwasniewski; y del primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi.

El desafío de localizar el mítico lugar comenzó con la llegada de los españoles en 1532, momento en el que nace la leyenda de una ciudad en la selva donde los incas habrían escondido las riquezas con las que pretendieron pagar el rescate del Inca Atahualpa.

Entre las diferentes expediciones que fracasaron se hallan el trágico fin de la encabezada por el coronel británico Peter Fawcett en 1925 y otra que en 1970 causó la desaparición de un equipo franco-estadounidense guiado por el explorador Serge Debru.

Más recientemente, en 1997, el antropólogo noruego Lars Hafksjold desapareció sin dejar rastro en el río Madidi, cercano a la zona donde ahora los expedicionarios han confirmado que este mito, como tantos otros, se basó en una ancestral historia de la humanidad.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 
"Te dicen que las despedidas no duelen? Dile a quien te lo dijo que se despida"


Hola Invitado
->  Querido visitante:  Gracias por confiar en nosotros, debido a ello, nuestro trabajo anda en muchos sitios del mundo.
 Puedes llevarte lo que desees, solo, por favor, no olvides mencionar la fuente, así agradecerás nuestro esfuerzo.


Koryak


Sexo: Femenino Mensajes: 16524
Fecha de inscripción: 29/03/2009
Localización: En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: EL MITO DE: "EL DORADO"

Mensaje por Koryak el Sáb Mar 02, 2013 10:47 pm


LA LEYENDA DE EL DORADO:
LA CIUDAD DE ORO HOLOGRÁFICA


La laguna de Guatavita, centro de la leyenda de El Dorado, se encuentra en el departamento de Condinamarca, Colombia, a 80 kms. de Santa Fe de Bogotá.

Extraterrestres provenientes de “Aler”, un sistema estelar cercano a Betelgeuse, se afincaron en la zona de la laguna Guatavita para hacer investigaciones ecológicas y para distraer la atención de los nativos proyectaron holográficamente una ciudad dorada a la que obviamente nunca podían acceder. Obviamente, cuando se fueron se llevaron consigo el proyector y la ciudad desapareció para siempre. De aquí surgió la leyenda.

Los nativos realizaban en la laguna una ceremonia en la que se arrojaban vasijas y joyas de oro como ofrenda a los “dioses que vivían en el fondo”, que no eran otros que los extraterrestres que con su nave depositada en el lecho hacían investigaciones de su limo.

A pesar de que los investigadores sacaron de la laguna un centenar de kilos de oro, aún quedan debajo de su lecho muchísimo más equivalente a varios millones de dólares.

Médium: Jorge Olguín.
Interlocutor: Horacio Velmont.
Entidades que se presentaron a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.
SESIÓN DEL 9/3/06


Interlocutor: Aquí tengo agendado para consultar acerca de la llamada “Leyenda de El Dorado”. Le voy a leer el resumen que hice para que quede grabado:

Existe una leyenda de una mítica ciudad de oro, al parecer originada en una ceremonia de los indios muiscas en la que un cacique se sumergía en las aguas de la laguna Guatavita, luego salía y era espolvoreado con oro en polvo. A continuación penetraba otra vez en la laguna para desprenderse del oro y depositarlo en el lecho.

Al mismo tiempo los sacerdotes lanzaban a la laguna vasijas y joyas de oro como ofrenda. Este ritual desapareció pero dio origen a la leyenda de una mítica ciudad de oro que nunca fue hallada.

Varios países de Suramérica reivindican ser la fuente original de El Dorado, pero muchos historiadores coinciden en afirmar que la Laguna Guatavida, a unas dos horas al norte de Bogotá, es el centro de la leyenda.

Se han rescatado de esta laguna unos 100 kilos de oro. Pero el gobierno cerró la laguna y hoy descansa tranquila guardando su secreto, si lo hay.

Ron Hubbard: Obviamente la leyenda tiene que ver con una raza extraterrestre. Lo de las ofrendas era directamente para los extraterrestres, que los nativos consideraban dioses.

Interlocutor: ¿Pero entonces cómo era en realidad todo este asunto?

Ron Hubbard: En esa época había en la zona extraterrestres similares al homo sapiens. Eran de constitución parecida a los denominados Friendship…

Interlocutor: Para los nativos debían parecer casi como dioses… ¿Convivían con ellos?

Ron Hubbard: Así es, pero su piel era completamente dorada, pero no como el oro puro sino más bien el tono era oscuro.

Interlocutor: ¿Algo así como un bronceado?

Ron Hubbard: Un bronceado que era casi tan oscuro como la raza negra del planeta Tierra.

continuamos...


( Si ya está de por medio Ron Hubbard y Horacio Velmont, entonces la cosa toma tintes de tragicomedia :cr: )


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 
"Te dicen que las despedidas no duelen? Dile a quien te lo dijo que se despida"


Hola Invitado
->  Querido visitante:  Gracias por confiar en nosotros, debido a ello, nuestro trabajo anda en muchos sitios del mundo.
 Puedes llevarte lo que desees, solo, por favor, no olvides mencionar la fuente, así agradecerás nuestro esfuerzo.


Koryak


Sexo: Femenino Mensajes: 16524
Fecha de inscripción: 29/03/2009
Localización: En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.