MANUSCRITO VOYNICH

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Koryak el Dom Abr 01, 2012 2:22 am



LA NASA HA CONVOCADO A UN CONCURSO PARA DESCIFRAR ESTE LIBRO, QUE DICEN, DATA DE
HACE APROXIMADAMENTE 500 AÑOS.
SU AUTOR ES DESCONOCIDO, COMO IGUALMENTE SU ALFABETO, ASÍ QUE
VAMOS A VER QUE TANTO HAY DE CIERTO EN ESTO.


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 27379
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Koryak el Dom Abr 01, 2012 8:32 pm

EL CUENTO DEL MANUSCRITO VOYNICH LLEGA AL FINAL
Pedro Alberto Gallardo

Un informático inglés propone una explicación para el enigmático libro, mientras la Revista "Año Cero" atribuye su autoría a Ramón Llull.

El manuscrito Voynich ha alcanzado celebridad mundial debido a que sus textos, trazados con bella e intrigante caligrafía, no han sido descifrados hasta la fecha. El libro, cuyas 234 páginas contienen grabados de plantas fantásticas, símbolos zodiacales y mujeres desnudas, fue propiedad del emperador Rodofo II en la Bohemia del siglo XVI, a quien se lo vendieron por 600 ducados de oro creyendo que era obra del filósofo medieval inglés Roger Bacon.

Fue en 1912 cuando Wilfrid Voynich, un anticuario norteamericano, adquirió el manuscrito en Italia e hizo circular copias de éste con la esperanza de encontrar un traductor. Un siglo después, continúa desafiando a los decodificadores. Ahora se encuentra en la Universidad de Yale.

Durante mucho tiempo se ha sostenido la posibilidad de que el texto esté codificado. Pero los criptógrafos, que han vencido a otros textos cifrados de esa misma época, no han conseguido "craquearlo" por más que se han esforzado durante los últimos 30 años,

Lógicamente cada vez cobra más fuerza la hipótesis de que el texto sea una broma, y que el libro sea un fraude en su totalidad. El principal argumento en contra del fraude es que, dada la compleja estructura de las palabras que aparecen en el libro, mantenerla con regularidad sería un fraude tan laborioso que sobrepasaría a cualquier impostor.

Sin embargo Gordon Rugg, ingeniero informático de la Universidad de Keele, Reino Unido, cree estar muy cerca de dar una explicación sobre cómo fue creado el texto. Según informa el semanario británico “The Economist” (13 de febrero de 2004) Rugg ha conseguido generar texto con igual apariencia al que contiene el libro, utilizando no precisamente tecnología digital avanzada del siglo XXI, sino métodos rudimentarios del siglo XVI.

Rugg intuyó que si el manuscrito Voynich es una estafa, entonces un posible sospechoso es Edward Kelley, un oscuro artista de la época isabelina. El ingeniero practicó una de las técnicas conocidas de Kelley, usando una cuadrícula de 40 filas y 39 columnas cuyas líneas le sirvieron de guías para dibujar las sílabas de Voynich. A continuación superpuso un cartón con cuatro ventanas cuadradas en diagonal sobre la cuadrícula, y comenzó a formar las palabras que resultaban de unir las sílabas que quedaban visibles a medida que él iba moviendo la plantilla agujereada. El resultado, que para algunos puede ser desolador, fueron palabras con los mismos patrones internos que las del libro. Rugg y su equipo trabajan ahora en un programa de ordenador que detecte todos los patrones existentes en el manuscrito y los reproduzca. Si su hallazgo se confirma, significará que inventar algo que parezca un lenguaje con regularidad en los patrones no es tan difícil, y esto ya no será un argumento válido para negar el fraude.

Tanto si el manuscrito resulta ser un fraude, como si al final es descifrado, en cualquier caso parece que tiene sus días contados como objeto de exposición en la vitrina de lo supuestamente paranormal. Quizá conscientes de que el tiempo se acaba, o quizá ignorantes de todo, los muchachos de la revista Año Cero se han lanzado a obtener una última cosecha del affaire Voynich en un reportaje de su edición de febrero de 2004.

La tesis central del reportaje es atribuir el manuscrito a Ramón Llull, que fue filósofo, novelista, alquimista, clérigo, mujeriego, viajero, comerciante e incluso predicador del cristianismo en el norte de África allá por el siglo XIV, tarea en la que al parecer perdió la vida. La autoría del mallorquín es unas veces propuesta como posibilidad, otras zanjada como prácticamente un hecho incontestable,. Como Leonardo o Newton, el mallorquín es uno de esos personajes especiales de la historia a los que, dado lo pintoresco y variado de su vida, es fácil recurrir para colocarles cualquier papel o rellenar cualquier hueco y que así cualquier teoría, incluso la más infundada, encaje.

Ahí van algunas perlas sobre el manuscrito de Voynich que se dejan caer en la revista mencionada, con la firma de Josep Guijarro:

-Se presenta una reseña de un libro en el que se afirma que el manuscrito contiene las claves de logros tecnológicos como la píldora anticonceptiva o el avión supersónico Concorde.

-Considerando que el prólogo del manuscrito, supuestamente obra de Bacon, alude a un original guardado “bajo las montañas que corren sobre la costa oeste de un lejano lugar, situado en el extremo sur del planeta” y, dado que algunas de las extrañas plantas dibujadas en las páginas parecen girasoles, y que éstos no fueron introducidos en Europa hasta después del descubrimiento de América, ¿a qué esperamos para deducir que en el siglo XIII los alquimistas ya conocían la existencia del Nuevo Mundo? Guijarro no deja pasar la oportunidad de sugerir tan “lógica” conclusión.

-Se cuenta la rocambolesca historia de un alemán que a principios del siglo XX aseguró haber recibido la clave para descifrarlo en un "código secreto que utilizaban los habitantes protohistóricos del extremos sur del planeta". Roidingercht -que ese era su nombre- contó que "el libro habla de una civilización desaparecida, cuyos integrantes eran seres de no más de un metro de altura y que dominaban la gravedad, que poseían máquinas para horadar la roca y construir grandes ciudades subterráneas que se intercomunicaban bajo tierra con el resto del planeta". Roidingercht "despareció misteriosamente".

-No falta, como es natural, la mención de rigor al supuesto interés de los servicios de inteligencia norteamericanos por el asunto. En todo misterio que se precie no debe faltar el ejército, el gobierno, la CIA o todos juntos.

Como se ve, no ha sido difícil tejer el popurrí y hacer del tema Voynich no un misterio, sino la madre de todos los misterios. Lamentablemente, por culpa de un maldito informático inglés, todos los libros o reportajes de tipo esotérico o paranormal dedicados a este célebre manuscrito pueden adquirir muy pronto el título de póstumos.

Antes o después el contenido del manuscrito será conocido por todos. Si no es un fraude, probablemente resultará ser un tratado común de interés modesto, y no la clave de la sabiduría universal ni un lenguaje trascendente para hablar con los ángeles. El mito de Voynich está condenado a sufrir el mismo destino que aquella civilización marciana constructora de pirámides, caras y canales, que se evaporó en los mustios desiertos rojizos en cuanto el hombre racional le puso la mano encima".

:pinka:

- Lo que puse en negrillas ya empieza a oler a podrido... Wink


http://digital.el-esceptico.org/leer.php?id=1753&autor=649&tema=49


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 27379
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Nosferatu el Lun Abr 02, 2012 12:30 pm


Jajajajaj por donde andará el misterio de Voynich? Es que si todo fuera un fraude, la cuestión sería saber quien hizo la broma y para que? Y si no lo es, resulta muy extraño que nadie logre saber que dicen esos documentos ¿como pudo alguien inventarse un lenguaje extraño para él solito? Es que esto no lleva a ningún lado, hace un documento para que nadie le entienda ¿para que lo hizo?

Ahora que si está infiltrado el gobierno de equis pais y la iglesia, entonces ya es plan con maña..... Twisted Evil




"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  
avatar
Nosferatu
Neptuno
Neptuno

Sexo : Masculino Mensajes : 6637
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Re: MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Fenix de hielo el Sáb Abr 07, 2012 2:23 pm

Debe ser alguna clase de còdigo secreto manejado por sociedades ocultistas.
John Dee, el mago de la reina Isabel l de Inglaterra por ej, habìa descubierto decìa un alfabeto secreto, el enochiano, por el que se podìa invocar entidades de otros planos, ya que era supuestamente el idioma que hablaban los angeles.
Crowley luego utilizó estas formulas (que son de hecho más complicadas todavía que la kabalah) en lo que se conoce como la magia enochiana.
Y este texto Voynich está parece vinculado con alquimistas, asi que debe ser algo similar.


avatar
Fenix de hielo
Saturno
Saturno

Sexo : Masculino Mensajes : 4435
Fecha de inscripción : 15/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Koryak el Dom Abr 08, 2012 11:25 pm

Pues a ver que resulta...

Manuscrito Voynich: ¿El mejor cifrado de la historia?

Muchos no conocen la existencia del misterioso libro escrito hace unos 500 años por un autor anónimo, utilizando un alfabeto aún no identificado y un idioma incomprensible, al que los expertos refieren como “voynichés”. El texto, de unas 240 páginas con ilustraciones, ha mantenido a los mejores criptógrafos del mundo ocupados durante décadas, sin que se haya logrado determinar a ciencia cierta si se trata de una genialidad o de un elaborado fraude.

El denominado Manuscrito Voynich debe su nombre al especialista en libros antiguos Wilfrid M. Voynich, quien lo adquirió en 1912. Actualmente el original descansa en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale. Ha sido sometido, a lo largo de su existencia de más de quinientos años, a intensos estudios por parte de numerosos criptógrafos profesionales y aficionados, entre los que se destacan varios de los especialistas estadounidenses y británicos que lograron descifrar infinidad de códigos enemigos durante la Segunda Guerra Mundial. Se trata de un texto escrito en un lenguaje desconocido, de unas 240 páginas de extensión. El soporte utilizado para el texto es el pergamino, cuya antigüedad es, sin dudas, de unos cinco siglos. Acompañando al texto, pueden verse una serie de dibujos de especies animales (humanos desnudos incluidos) y vegetales, muchos de los cuales son imposibles de identificar por los biólogos y botánicos.

Se ha determinado que el autor utilizó una pluma de ave para escribir el texto y dibujar las figuras con pintura de colores. También que el texto es posterior a las figuras, dado que a menudo el texto aparece sobre el borde de las imágenes, algo que no ocurriría si éstas hubiesen sido añadidas posteriormente. Basándose en estas imágenes, los estudiosos han dividido el libro en seis "secciones": Herbario (una especie de catálogo de especies vegetales), astronomía (con diagramas circulares, soles, lunas y estrellas) biología (con figuras de pequeñas mujeres desnudas), cosmología (con diagramas de naturaleza desconocida), farmacia (con dibujos de planta, raíces, hojas y objetos similares a jarras farmacéuticas) y recetas (con presuntas instrucciones para elaborar algún producto químico o alquímico). Como puede verse, las 240 páginas del texto no carecen de los condimentos necesarios para abonar el misterio.

Todo esto ha hecho que muchos defensores de las teorías conspirativas, lo paranormal y otras pseudociencias, le atribuyan a este manuscrito atributos que, con seguridad, no posee. Pero lo que es cierto es que todos los expertos que han “atacado” el texto con intenciones de obtener algo coherente de él no han conseguido descifrar una sola palabra. Estos fracasos han hecho del Manuscrito Voynich una especie de Santo Grial de la criptografía histórica. No obstante, algunos estudiosos lo consideran un elaborado engaño, siendo el libro simplemente una secuencia de símbolos al azar sin sentido que, por supuesto, resulta imposible de traducir a una lengua actual.

Hay, sin embargo, un detalle que hace pensar que no se trata de un fraude. El texto presuntamente cifrado cumple con la ley de Zipf, cuyo enunciado asegura que en cualquier lenguaje conocido la longitud de las palabras es inversamente proporcional a su frecuencia de aparición. Es decir, cuantas más veces aparece una palabra en un idioma, menos letras tiene. Es algo bastante lógico, ya que esto proporciona “economía lingüística”. Si las palabras que más utilizamos son más cortas, requieren menos energía al comunicarse. Los idiomas van, a lo largo de los siglos, “mutando” para cumplir (sin quienes lo hablan lo busquen concientemente) con la ley de Zipf. La mayoría de los lenguajes artificiales, como los élficos de Tolkien o el Klingon de Star Trek, no cumplen esta regla.

Este hecho ha convencido a no pocos científicos (y a una gran cantidad de charlatanes) de que se trata de un texto redactado en un idioma basado en alguna lengua natural, ya que es prácticamente imposible que el autor del manuscrito Voynich conociera la ley de Zipf, enunciada muchos siglos después, y por tanto que la aplicase a un lenguaje inventado por él. Pero en los últimos años, un ingeniero informático de la Universidad de Keele, Reino Unido, llamado Gordon Rugg, ha encontrado un método que, utilizando la tecnología del siglo XVI, puede haber producido un texto como el del Manuscrito Voynich sin contenido alguno.

Gordon cree estar muy cerca de lograr una explicación definitiva sobre cómo fue creado el texto. Desde 2004, Rugg ha pasado mucho tiempo intentando resolver el enigma y ha conseguido generar un texto con una apariencia igual al que contiene el libro, utilizando solo métodos rudimentarios existentes hace 500 años. El especialista determinó que, si el manuscrito Voynich es una estafa, el sospechoso más probable es Edward Kelley, un oscuro artista de la época isabelina. A partir de esta suposición, Gordon usó una cuadrícula de 40 filas y 39 columnas cuyas líneas le sirvieron de guías para dibujar las sílabas de Voynich. A continuación superpuso un cartón con cuatro ventanas cuadradas en diagonal sobre la cuadrícula, y formó palabras uniendo las sílabas que son visibles a medida que se va moviendo la plantilla agujereada. Esta es una de las técnicas conocidas de Kelley.

El resultado es un texto que posee los mismos patrones internos que las del manuscrito Voynich. Rugg y su equipo están elaborando un programa de ordenador que detecte todos los patrones existentes en el manuscrito y los reproduzca. Esto podría significar que, después de todo, no es tan complicado crear un lenguaje con regularidad en los patrones, demoliendo uno de los argumentos más fuertes esgrimidos para negar el fraude. Pero independientemente de si se trata de un fraude o no, la historia detrás del manuscrito Voynich es apasionante. Pocos textos han recibido tanta atención (y de tan buena calidad) como éste"


http://www.neoteo.com/manuscrito-voynich-el-mejor-cifrado-de-la-14308.neo


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 27379
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Nosferatu el Sáb Abr 14, 2012 9:10 am

El laboratorio de radiocarbono de la Universidad de Arizona ha fechado el pergamino del manuscrito Voynich entre 1404 y 1438, y el Instituto McCrone de Investigación, de Chicago, ha determinado que el texto y las ilustraciones son de la misma época, según un despacho de la Agencia Alemana de Prensa (DPA). Los análisis se han realizado para la elaboración de un documental que estrenará el jueves la ORF, la televisión pública austriaca, y dejan las cosas como estaban. Porque, por mucho que la DPA titule la historia diciendo que científicos aseguran que “el misterioso manuscrito Voynich es genuino”, ese genuino no significa que sea auténtico en el sentido del Diccionaro de la Real Academia Española, sino tan sólo que no se trata de una falsificación reciente y que dataría del siglo XV, como ya se creía a partir de la correspondencia en la cual es citado y de algunas lustraciones y adornos.

El manuscrito, descubierto en 1912 por el librero Wilfrid M. Voynich, forma parte de la colección de la Biblioteca Beinecke de Manuscritos y Libros Raros de la Universidad de Yale y puede consultarse a través de Internet. Está ilustrado, tiene 240 páginas -se calcula que originalmente tuvo entre 250 y 310-, mide 23 centímetros de ancho por 16 de ancho, y contiene unas 35.000 palabras escritas en un idioma desconocido, que se ha resistido a los expertos durante casi cien años. El libro está dividido en cinco secciones: una dedicada a las hierbas y plantas, otra a la astronomía, otra a la biología, otra a mapas y una especie de recetario. Aunque hay botánicos que creen haber identificado alguna de las especies vegetales, no hay constancia de la existencia de la mayoría. En una carta dirigida al jesuita y criptógrafo Athanaius Kircher en 1666, Jan Marek Marci, entonces propietario de manuscrito, cita a Rodolfo II de Bohemia como uno de los primeros dueños del volumen. Según Marci, el emperador había pagado por el libro 600 ducados, una cantidad de dinero considerable, porque creía que era obra de Roger Bacon (1214-1294).

La autoría de Bacon queda definitivamente descartada al fechar el carbono 14 el soporte más de cien años después de la muerte del filósofo. El análisis de la tinta echa por tierra, por su parte, la idea de que es una falsificación moderna. Pero ninguna de las dos pruebas demuestra que estemos ante una obra genuina, auténtica. Ni mucho menos. A finales de 2003, el lingüista y psicólogo Gordon Rugg concluyó que el manuscrito no es nada más que un fraude, simple jerigonza sin sentido, lo que explicaría por qué los criptólogos llevan casi un siglo intentando descodificarlo sin ningún éxito. El objetivo del creador habría sido sacarle dinero a algún rico caprichoso. Y, al final, acabó cayendo en el engaño el propio emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

mmh?

Los jesuítas de por medio..... el fatídico 666........ Esa fecha de 1666 no es la misma que aparece en la peli "La Novena Puerta" donde Deep anda buscando no sé que libraco?


http://blogs.elcorreo.com/magonia/2009/12/09/el-carbono-14-fecha-manuscrito-voynich-principios-del-siglo/




"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  
avatar
Nosferatu
Neptuno
Neptuno

Sexo : Masculino Mensajes : 6637
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Re: MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Nosferatu el Mar Abr 24, 2012 12:42 am

ya nos traen apen.....ados... con tanta mentira, tanta numerología, tanto laberito rego_o


"En el Manuscrito Voynich aparecen muchos dibujos y símbolos utilizados en antiguos manuales de alquimia medievales muy estudiados, lo que refuerza la idea sobre las distintas disciplinas que se han "catalogado".

Sin embargo, si bien con las imágenes se puede hacer alguna especulación más o menos afortunada, con el texto no se ha conseguido ningún resultado satisfactorio. Infructuosos pero destacables, son los esfuerzos del equipo de criptógrafos que rompió el código de la Armada Imperial Japonesa (1945), así como el más reciente (2000) análisis del Gordon Rugg en colaboración con Joanne Hyde. Estos últimos doctores en la Universidad de Keele, Inglaterra.

El hecho de que en tanto tiempo no haya podido descifrarse siquiera en parte, ha alimentado la teoría de que todo el manuscrito pudiera ser fruto de un alquimista loco o incluso la obra de un bromista medieval.

Básicamente se pueden distinguir unos 30 caracteres distintos, que forman 35.000 palabras. Los textos reunen muchas de las características de gran parte de las lenguas conocidas, como la complejidad de su construcción, repetición de palabras y numerosas regularidades en la estructura de los vocablos.

En cuanto al tamaño de las palabras, Rugg descubrió que las más comunes tienen cinco o seis caracteres, mientras que la aparición de palabras más largas o más cortas cae brúscamente. En una gráfica esto representaría una campana de Gauss, cosa bastante inusual en lenguas humanas donde abundan las palabras largas. Sin embargo, es improbable que esto se hiciera como parte de un hipotético engaño, simplemente porque el concepto estadístico en que se basa no fue inventado hasta varios siglos después de que se escribiera el manuscrito."

elephant Like a Star @ heaven elephant Like a Star @ heaven elephant

Sería bueno sacar una de esas imagenes y buscarla en la simbología alquimíca ¿no creen?




"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  
avatar
Nosferatu
Neptuno
Neptuno

Sexo : Masculino Mensajes : 6637
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Re: MANUSCRITO VOYNICH

Mensaje por Koryak el Jue Mayo 10, 2012 10:14 pm

Insisto, este manuscrito a mi me huele a fraude:

El carbono 14 fecha el manuscrito Voynich a principios del siglo XV

El laboratorio de radiocarbono de la Universidad de Arizona ha fechado el pergamino del manuscrito Voynich entre 1404 y 1438, y el Instituto McCrone de Investigación, de Chicago, ha determinado que el texto y las ilustraciones son de la misma época, según un despacho de la Agencia Alemana de Prensa (DPA). Los análisis se han realizado para la elaboración de un documental que estrenará el jueves la ORF, la televisión pública austriaca, y dejan las cosas como estaban. Porque, por mucho que la DPA titule la historia diciendo que científicos aseguran que “el misterioso manuscrito Voynich es genuino”, ese genuino no significa que sea auténtico en el sentido del Diccionaro de la Real Academia Española, sino tan sólo que no se trata de una falsificación reciente y que dataría del siglo XV, como ya se creía a partir de la correspondencia en la cual es citado y de algunas lustraciones y adornos.

El manuscrito, descubierto en 1912 por el librero Wilfrid M. Voynich, forma parte de la colección de la Biblioteca Beinecke de Manuscritos y Libros Raros de la Universidad de Yale y puede consultarse a través de Internet. Está ilustrado, tiene 240 páginas -se calcula que originalmente tuvo entre 250 y 310-, mide 23 centímetros de ancho por 16 de ancho, y contiene unas 35.000 palabras escritas en un idioma desconocido, que se ha resistido a los expertos durante casi cien años. El libro está dividido en cinco secciones: una dedicada a las hierbas y plantas, otra a la astronomía, otra a la biología, otra a mapas y una especie de recetario. Aunque hay botánicos que creen haber identificado alguna de las especies vegetales, no hay constancia de la existencia de la mayoría. En una carta dirigida al jesuita y criptógrafo Athanaius Kircher en 1666, Jan Marek Marci, entonces propietario de manuscrito, cita a Rodolfo II de Bohemia como uno de los primeros dueños del volumen. Según Marci, el emperador había pagado por el libro 600 ducados, una cantidad de dinero considerable, porque creía que era obra de Roger Bacon (1214-1294).

La autoría de Bacon queda definitivamente descartada al fechar el carbono 14 el soporte más de cien años después de la muerte del filósofo. El análisis de la tinta echa por tierra, por su parte, la idea de que es una falsificación moderna. Pero ninguna de las dos pruebas demuestra que estemos ante una obra genuina, auténtica. Ni mucho menos. A finales de 2003, el lingüista y psicólogo Gordon Rugg concluyó que el manuscrito no es nada más que un fraude, simple jerigonza sin sentido, lo que explicaría por qué los criptólogos llevan casi un siglo intentando descodificarlo sin ningún éxito. El objetivo del creador habría sido sacarle dinero a algún rico caprichoso. Y, al final, acabó cayendo en el engaño el propio emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.


http://blogs.elcorreo.com/magonia/2009/12/09/el-carbono-14-fecha-manuscrito-voynich-principios-del-siglo/


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 27379
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.