CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Koryak el Vie Feb 18, 2011 7:38 pm

Buuuh, ahora vengo yo juhap




Fantasmas a bordo

Aunque los escenarios típicos de las narraciones de fantasmas son las viejas mansiones o los vetustos castillos, ruinas más o menos bien asentadas sobre tierra firme, existe también una tradición que los asocia a los navíos y el mundo marinero.

Aunque los escenarios típicos de las narraciones de fantasmas son las viejas mansiones o los vetustos castillos, ruinas más o menos bien asentadas sobre tierra firme, existe también una tradición que los asocia a los navíos y el mundo marinero. Su base se encuentra la mayor parte de las veces en la vieja creencia de que los marinos muertos a bordo de su barco pueden regresar a él desde el otro mundo.

Y no hace falta remontarse a los tiempos míticos del Holandes Errante para encontrar ejemplos de este tipo de historias. Las siguientes tuvieron lugar supuestamente a finales del siglo XIX y principios del XX:

-Una visita de cortesía

Cuentan que corría el año 1910, o puede que el 1914, cuando uno de los suboficiales de la corbeta estadounidense Monongahela, un dicharachero irlandés pelirrojo y tuerto a quien sus compañeros conocían como “el viejo Pay”, reunió a sus amigos y les dijo:

―Me temo, muchachos, que se acerca mi hora. Pero no os sintáis tristes ni me echéis de menos cuando haya partido, pues tan bien se me ha tratado en este barco que creo que volveré a él al menos una vez. Oh, sí. Buscadme entonces en mi viejo camarote, el número dos.

Como el viejo Pay siempre había sido muy aficionado a narrar historias truculentas de naufragios, aparecidos y monstruos marinos, sus compañeros no se tomaron demasiado en serio sus palabras. Además, aunque era ya mayor, parecía estar todavía en buena forma. Por eso sobrecogió a todos sobremanera encontrarlo a la mañana siguiente inerte y pálido sobre su camastro.

Durante los siguientes viajes, el camarote del viejo Pay permaneció vacío, hasta que al fin fue ocupado por un nuevo suboficial. Una noche sus gritos alarmaron al resto de la tripulación, que al acudir a ver qué ocurría se lo encontraron sentado en el pasillo que conducía a su cuarto, balbuceando algo acerca de un cadáver tuerto y pelirrojo que yacía encima de su cama.

Al entrar en el camarote, los marineros no vieron a nadie sobre el camastro, pero pudieron comprobar que este se encontraba empapado y lleno de algas. Nadie dudo de que el viejo Pay acababa de cumplir su promesa.

-Accidente fatal

Si, según se dice a veces, el espíritu de quien fallece de forma violenta queda ligado al lugar de su muerte, atrapado en una eterna repetición del momento fatal, en el mar no podía suceder menos.

Eso dicen que sucedió, por ejemplo, a los tripulantes del Mohawk, velero que se hundió en State Island por un lamentable error humano: tras fondear, nadie se acordó de dar la orden de arriar el foque ni el palo mayor. El mar estaba en calma, pero, al poco de bajar los marinos a descansar, se originó un fuerte vendaval que escoró el barco hasta mandarlo a pique, ahogándose toda la tripulación.

El navío fue reflotado por una empresa y vendido al gobierno. Sus nuevos tripulantes aseguraron que todas las tardes veían aparecer un marinero fantasmal que corría hacia el foque con la desesperación marcada en rostro.




http://asusta2.com.ar/2009/08/18/historias-de-fantasmas-en-alta-mar/


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 28552
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Koryak el Sáb Mar 19, 2011 11:31 am

Aparecido
Donatien Alphonse François de Sade




La cosa del mundo a la cual los filósofos otorgan menos fe es a los aparecidos. No obstante, si el caso extraordinario que voy a contar, caso certificado con la firma de muchos testigos y consignado en archivos respetables, si ese caso, digo, y teniendo en cuenta esos títulos y la autenticidad que tuvo en su tiempo, puede volverse susceptible de ser creído, será necesario, a pesar del escepticismo de nuestros estoicos, persuadirse de que si todos los cuentos de aparecidos no son verdaderos, al menos hay acerca de eso cosas muy extraordinarias.

Una gruesa Madame Dallemand, que todo París conocía entonces como una mujer alegre, viuda, franca, ingenua y de buena compañía, vivía con un cierto Ménou, hombre de negocios que habitaba cerca de Saint Jean-en-Grève. Madame Dallemand se encontraba un día cenando en casa de cierta Madame Duplatz, mujer de su apostura y de su sociedad, cuando en medio de una partida que habían comenzado al levantarse de la mesa, un lacayo vino a rogar a Madame Dallemand que pasara a un cuarto vecino, visto que una persona de su conocimiento demandaba insistentemente hablarle por un asunto tan apurado como consecuente; Madame Dallemand dijo que la esperara, que no quería interrumpir su partida; el lacayo vuelve e insiste de tal manera que la dueña de la casa es la primera en apurar a Madame Dallemand para que vaya a ver qué es lo que quiere. Ella sale y reconoce a Ménou.

-¿Qué asunto tan urgente -le dice ella- puede hacerle venir a turbarme de esta manera en una casa en la que no eres conocido?

-Uno muy esencial, señora, responde el corredor, y debe creer que es bien necesario que sea de esa especie, para que haya obtenido de Dios el permiso de venir a hablarle por última vez en mi vida...

Ante esas palabras que no anunciaban un hombre muy en sus cabales, Madame Dallemand se turbó. Observando a su amigo que no había visto desde hacía unos días, se espanta aun más al verlo pálido y desfigurado.

-¿Qué tienes, señor -le dice- cuáles son los motivos del estado en que te veo y de las cosas siniestras de que me hablas... acláramelo rápidamente, qué te ha ocurrido?

-Sólo algo muy ordinario, señora -dice Ménou-, después de sesenta años de vida era muy simple llegar a puerto, he pagado a la naturaleza el tributo que todos los hombres le deben, no me lamento más que de haberte olvidado en mis últimos instantes, y es por esa falta, señora, que vengo a pedirte perdón.

-Pero, señor, tú bates el campo, no hay ningún ejemplo de una tal sinrazón; o vuelves en ti o voy a pedir socorro.

-No llames, señora. Esta visita inoportuna no será muy larga, me aproximo al término que me ha sido acordado por el Eterno; escucha, pues, mis últimas palabras, y es para siempre que vamos a dejarnos... Estoy muerto, te dije, señora. Muy pronto serás informada de la verdad de lo que te adelanto. Te he olvidado en mi testamento, vengo a reparar mi falta; toma esta llave, transpórtate al instante a mi casa; detrás de la tapicería de mi lecho encontrarás una puerta de hierro, la abrirás con la llave que te doy, y te llevarás el dinero que contendrá el armario cerrado por esa puerta; esa suma es desconocida por mis herederos, es tuya, nadie te la disputará. Adiós, señora, no me sigas...

Y Ménou desapareció.

Es fácil imaginar con qué turbación Madame Dallemand volvió al salón de su amiga; le fue imposible esconder el tema...

-La cosa merece ser reconocida -le dijo Madame Duplatz- no perdamos un instante.

Se piden caballos, se sube en coche, se llega hasta casa de Ménou... Él estaba ante su puerta, yaciendo en su ataúd; las dos mujeres suben a los apartamentos. La amiga del dueño, demasiado conocida para ser rechazada, recorre todas las habitaciones, llega entonces a aquella indicada, encuentra la puerta de hierro, la abre con la llave que le han dado, reconoce el tesoro y se lo lleva.

He aquí sin duda pruebas de amistad y de reconocimiento cuyos ejemplos no son frecuentes y que, si los aparecidos espantan, deben al menos, se convendrá en ello, hacerse perdonar los miedos que pueden causarnos, en favor de los motivos que los conducen hacia nosotros.


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 28552
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Nosferatu el Jue Mar 24, 2011 9:33 am

LOS DOS FANTASMAS
Mario Benedetti




Los dos fantasmas, uno azul y otro blanco, se encontraron frente a la caverna consabida. Se saludaron en silencio y avanzaron un buen trecho, sin pisarse las sábanas, cada uno sumido en sus cavilaciones. Era una noche neblinosa, no se distinguían árboles y muros, pero allá arriba, muy arriba estaba la luna.

Es curioso, dijo de pronto el fantasma blanco, es curioso cómo el cuerpo ya no se acuerda de uno. Por suerte, porque cuando uno se acordaba era para que sufriésemos.

¿Sufriste mucho?, preguntó el fantasma azul.

Bastante. Hasta que lo perdí de vista, mi cuerpo tenía quemaduras de cigarrillos en la espalda, le faltaban tres dientes que le habían sido arrancados sin anestesia, no se habían olvidado cuando le metían la cabeza en una pileta de orina y excremento, y sobre todo se miraba de vez en cuando sus testículos.

¡Oh! -fue la única sílaba que pronunció o pensó o suspiró el fantasma azul.

¿Y vos? - preguntó a su vez el otro.¿También tu cuerpo te transmitía sufrimientos?

No tanto mi cuerpo sino el de los otros.

¿De otros? ¿Acaso eras médico?

No precisamente. Yo era el verdugo.

El fantasma blanco recordó que allá arriba, muy arriba, allá estaba la luna. La miró sólo porque tenía necesidad de encandilarse. Pero la luna no es el sol.

Con una punta de su sábana impoluta se limpió la brizna de odio. Luego se alejó, flotando, blanquísimo en la niebla protectora, en busca de algún Dios o de la nada.





"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  
avatar
Nosferatu
Neptuno
Neptuno

Sexo : Masculino Mensajes : 7043
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Nosferatu el Vie Abr 22, 2011 4:19 pm

La presencia
Leoasi



El pie rozaba, lamía lentamente la esquina de la cama, la oscuridad afuera casi moría y entre sombras el cuerpo de Isabella expulsaba la claridad que quería desenterrar su belleza.
De pronto su sueño corrió, huyó de su rostro.
Sintió un extraño roce, una inexplicable presencia, algo se desplazaba por su pierna lenta y pesadamente, se sabia sola en toda la casa, por eso el miedo que se acurrucaba a su lado no le permitía atreverse a descubrir que era aquello que la auscultaba.
Lo que escalaba de sur a norte su anatomía cobraba fuerza, esta vez su cuerpo tembló como una hoja que la brisa mece en otoño, desesperada miró hacia atrás y una mueca de pavor se materializó golpeando las paredes del cuarto.
El miedo ya era un ser enorme que inundaba la estancia cuando se apagó con el último aliento.





"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  
avatar
Nosferatu
Neptuno
Neptuno

Sexo : Masculino Mensajes : 7043
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Koryak el Sáb Abr 28, 2012 9:19 pm

LA NIÑA




Yo estaba asomada por la ventana. La miraba atentamente, y ella a mi. Estaba pálida, su ropa rota y estaba descalza. Tenía yerba y trozos de árboles en su pelo rubio, tan rubio que casi era blanco. Veía como se acercaba a la casa, sin mover sus pies. Y de repente, mi madre me dijo que era hora de irme a la cama.

Eso era anoche, hoy estoy mirando por esa misma ventana, con la misma niña devolviéndome la mirada. Me acerque a la puerta y salí hacia ella. Mire adonde debería estar…pero ya no estaba. Me di la vuelta y me fui a mi cama. Me acosté y cerré los ojos.

Sobre medianoche, escuché un grito desde afuera de mi ventana. Abrí los ojos rápidamente, pero ya no escuché nada más. Poco después volví a escuchar un grito, salí de la cama y miré por la ventana y ella estaba allí. Pero con una diferencia…había sangre en su vestido. De repente, ella saltó por la ventana y entró a mi habitación. No se como lo hizo, pero sin que me diera cuenta, me clavó el cuchillo que tenía escondido por detrás de su espalda. Empecé a ver todo negro..

Yo ya no estaba allí. Yo ya no existía.

Ahora voy vagando por las calles, buscando a esa niña. La venganza será mía. Pero eso será hasta que la encuentre, mientras, me voy a tener que conformar…

contigo...


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 28552
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Koryak el Jue Ago 09, 2012 4:35 pm

JOVEN FLAMENCA ESTRANGULADA POR EL DIABLO
Charles Nodier



La historia que viene a continuación tuvo lugar el veintisiete de mayo de 1582. Vivía en Amberes una chica joven y bella, amable, rica y de buena casa; esto la hacía ser altiva, orgullosa, y sólo buscaba, día tras día, la forma de agradar con sus trajes suntuosos a una infinidad de elegantes que le hacían la corte.

Esta joven fue invitada, según la costumbre, a las bodas de un amigo de su padre que se casaba. Como no quería faltar y estaba deseosa de asistir a tal fiesta para superar en belleza y gracia a todas las demás damas y doncellas, preparó sus ricos trajes, dispuso el bermellón con el que quería maquillarse a la manera de las italianas y, como no hay cosa que más guste a las flamencas que la ropa bonita, mandó hacer cuatro o cinco pavanas, cuya vara de tela costaba nueve escudos. Cuando estuvieron terminadas, ordenó venir a una planchadora y le encomendó la tarea de almidonar con cuidado dos de las pavanas para el día de las bodas y el siguiente, prometiéndole por su trabajo el equivalente a veinticuatro cuartos.

La planchadora lo hizo lo mejor posible, pero la doncella no las encontró de su agrado y envió enseguida a buscar a otra obrera a quien entregó las pavanas y el sombrero para almidonarlos, prometiéndole un escudo si todo era de su gusto. Esta segunda planchadora empleó toda su habilidad para hacerlo bien; pero tampoco pudo contentar a la joven que, despechada y furiosa, desgarró y lanzó por la habitación sus pavanas y sombreros, blasfemando el nombre de Dios y jurando que prefería que el diablo se la llevase antes que ir a las bodas así vestida.

Apenas hubo pronunciado la pobre doncella estas palabras cuando él diablo, que estaba al acecho y había adoptado la apariencia de uno de sus más queridos admiradores, se presentó ante ella con una gorguera en el cuello admirablemente almidonada y arreglada a la última moda. La joven, engañada, y creyendo que hablaba con uno de sus favoritos, le dijo amablemente:

—Amigo mío, ¿quién os ha compuesto tan bien vuestras gorgueras? Es así como yo las quería.

El espíritu maligno respondió que las había arreglado él mismo, y dicho esto se las quita del cuello y las pone graciosamente en el de la doncella, que no pudo contener la alegría de verse tan bien engalanada. Después de haber abrazado a la pobre por la cintura, como para besarla, el malvado demonio lanzó un grito horrible, le retorció miserablemente el cuello y la dejó sin vida en el suelo.

El grito fue tan espantoso que el padre de la joven y todos los que estaban en la casa concibieron al oírlo el presagio de alguna desgracia. Se apresuraron a subir a la habitación donde encontraron a la doncella rígida y muerta, con el cuello y el rostro negros y magullados. Tenía la boca azulada y desfigurada de tal manera que todos retrocedieron de espanto.

El padre y la madre, después de haber gritado y sollozado durante largo rato, ordenaron amortajar a su hija, a quien introdujeron después en un féretro; y para evitar el deshonor que temían, dieron a entender que su hija había muerto súbitamente de apoplejía. Pero un suceso como aquél no podía permanecer en secreto. Al contrario: era necesario que fuera puesto de manifiesto ante todos, a fin de servir de ejemplo. Cuando el padre hube dispuesto todo para el entierro de su hija, se encontró con que cuatro hombres fuertes y corpulentos no pudieron levantar ni mover el ataúd que cobijaba aquel desgraciado cuerpo. Hicieron venir a otros dos porteadores robustos que se unieron a los cuatro primeros; pero fue en vano, pues el féretro era tan pesado que no se movía, como si estuviera clavado con fuerza en el suelo. Los asistentes, espantados, pidieron que se abriera el ataúd, y se procedió a ello al instante.

Entonces —¡oh, prodigio espantoso!—, no encontraron en el féretro más que un gato negro, que se escapó precipitadamente y desapareció sin que se pudiera saber lo que fue de él. El ataúd permaneció vacío; la desgracia de la chica mundana fue descubierta y la iglesia no le concedió las oraciones de los muertos.


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 28552
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Koryak el Jue Nov 08, 2012 1:50 pm




Cada día era un gran dilema…

-Si salgo "él" me matara pero si me quedó moriré de hambre…- Eran dos ideas que discutían en mis adentros…

Pasaron los días y se completo el mes… me desespere… había agotado todo el alimento dentro de la habitación… la pequeña planta en la ventana fue una buena fuente de energía; ya me había acostumbrado al olor de carne humana en descomposición pero el hambre seguía… se me paso la loca idea de comer el cadáver humano que me acompañaba no había idea mas estupida en ese momento pero… No queria morir… no podía morir; no debía!!! Tome su brazo y mordí la carne… no me atrevía a respirar… tragué suavemente y aunque mi mente no lo soportaba mi estomago sentía un gran alivio.

Mi conciencia se destrozaba poco a poco, aun así seguía devorando la carne putrefacta, lagrimas salían de mis ojos… me detuve un momento a mover unos gusanos para seguir comiendo… su sabor era repugnante…

Deje el brazo a un lado… me sentía un monstruo me estaba comiendo a la mujer que tanto amaba!!!

Los recuerdos de cómo la conocí… nuestra boda… las noches de verano cuando éramos uno solo… la muerte de nuestra hija…
¡Y ahora por mi cobardía! por mi temor a la muerte!!! Me la estaba comiendo!!! No lo soportaba tenia que salir de ese lugar de inmediato!!! Ese hombre no estaría allí esperándome!! Ya se habría ido!!!…

Me decidí… camine hacia la puerta y di la vuelta a la chirriante cerradura… El sonido de las bisagras oxidadas hizo que un gran escalofrió recorriera mi cuerpo…
Pero puede contemplar la hermosura del día por la ventana principal del pasillo; la cual cubierta de hiedra y bañada de sangre seca tenia un aspecto hermoso…
Me sentía seguro… voltee a ambos lados como al cruzar la calle, ustedes saben para tener cuidado con los caballos y los carruajes…

Silencio absoluto la tranquilidad inundaba la casa y el aroma de las plantas húmedas por el roció de la mañana era como una caricia para mi olfato… la peste a cadáver había quedado atrás en la habitación allí todo era verde e iluminado hermosamente… el sabor de la carne humana había desaparecido poco a poco de mi boca ya que estaba demasiado distraído para prestarle atención… era muy fácil reiniciaría mi vida… limpiaría toda huella de sangre del pasado para comenzar con un nuevo futuro…

Pero me precipite… al dar el primer paso hacia el pasillo una voz me llamo… mi alma salio de mi cuerpo disparada… un hacha voladora había cortado mi cuello y separado mi cabeza del resto de mi cuerpo…

Y heme aquí en medio de los infiernos escribiendo en papel mi vieja historia… aquí… solo, entre sombras y oscuridad…


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 28552
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: CUENTOS DESDE LA CRIPTA

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.