LOS HOPI, MÁS ALLÁ DE LAS LEYENDAS

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: LOS HOPI, MÁS ALLÁ DE LAS LEYENDAS

Mensaje por Oliveretta el Sáb Sep 23, 2017 10:58 am


   
 Kiva en San Ildefonso Pueblo, Nuevo México. Los kivas de los antiguos
Hopi eran redondos como éste, pero después se volvieron rectangulares.

Como arriba...

Cuando Orión domina los cielos invernales, las hormigas están en lo profundo de sus propios “kivas” (colinas). Aunque esto parece contradictorio, el cenit y el nadir realmente son un eje shamánico que comprende el mundo subterráneo. Existen dos reinos separados en la cosmología de los Hopi: la superficie de la Tierra como el sitio de la actividad humana y una región combinada cielo/subterráneo como la casa de los espíritus, en particular los kachinas. (Para los Hopi un kachina es un espíritu enmascarado que puede asumir la forma de cualquier objeto físico, fenómeno, o ser viviente.)

Ambos, el montón de tierra de la hormiga con sus túneles oscuros y los kivas con su sipapuni (un agujero en el suelo que lo une simbólicamente al mundo subterráneo) expresan el plano inferior. Este se arquea paradójicamente hacia arriba por los cielos para servir como casa a los espíritus de la estrella.

El dios Hopi de la muerte, la tierra, y el averno se llama Masau'u. Como las hormigas, él posee el conocimiento de la superficie de la Tierra y de las regiones chthonic. Él lleva una máscara con agujeros de grandes ojos abiertos y una boca grande. Su enorme cabeza calva se parece a una calabaza, y su frente sobresale en una protuberancia. Sus pies son largos como un antebrazo, y su cuerpo es gris. Este color es esencial, puesto que su nombre viene de la palabra Hopi maasi, que significa gris. De hecho, esta descripción de la mitología Hopi está inquietantemente cerca de las imágenes contemporáneas de los extraterrestres Grises.

Masau'u también es el equivalente terrestre de Orión, cuyo nombre, como dijimos, significa hormiga. Los Hopi creen que las distancias son insignificantes para Masau'u ya que  él puede atravesar toda la Tierra antes de que llegue la mañana. ¿Qué mejor manera hay para expresar el movimiento de Orión desde el Este al horizonte occidental durante la noche?


Figura adaptada de una ilustración de Petra Roeckerath,
Stories of Maasaw, A Hopi God, Ekkehart Malotki and
Michael Lomatuway'ma, University of Nebraska Press, Lincoln, 1987


avatar
Oliveretta
Tierra
Tierra

Sexo : Femenino Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 02/11/2016
Edad : 46
Localización : En mi propio mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS HOPI, MÁS ALLÁ DE LAS LEYENDAS

Mensaje por Oliveretta el Sáb Sep 23, 2017 11:00 am


La palabra Hopi para hormiga es anu. En el mismo idioma naki quiere decir amigo, plumas de oración, ofrendas de comida, o arena - un nexo de conceptos que pertenecen a este insecto que a veces vuela. Una combinación de las dos palabras
(anu-naki, o “amigo hormiga”) puede relacionarse con el Anunnaki de Sitchin. El dios del cielo babilónico también se llamaba Anu. Un cilindro sumerio de alrededor del 2250 A.C. muestra el panteón de deidades principales llevando sombreros de pico. El dios Hopi del cielo Sotuknang, estrechamente asociado con el dios de la Tierra Masau'u, también lleva un tocado puntiagudo. Como sus colegas de Medio Oriente, estas divinidades indias americanas estuvieron presentes en la creación del Universo y continuaron jugando un papel decisivo en el desarrollo de la cultura.

Anu (o Danu) también era la denominación de la diosa madre céltica y patrona de la muerte. Además, Anu era otro nombre de la ciudad egipcia de Heliópolis donde se guardaba la piedra meteórica benben. Además, la palabra egipcia anu no sólo significaba productos, ingresos, o algo traído, sino también regalos, tributos, y ofrendas. Esto hace referencia a la capacidad de las hormigas de almacenar provisiones y a la veneración dada a la Gente Hormiga. En cualquier caso, su influencia es global.

Evidencia mitológica

Las hormigas jugaron un papel crucial en la supervivencia de los antiguos Hopi. Los grandes kivas de la Gente Hormiga proporcionaron un santuario durante la destrucción del Primer Mundo, o Primera Era, por el fuego (vulcanismo o asteroides) y el Segundo Mundo por el hielo (glaciares). [Por una posible ubicación de esto, ver en el sitio web de Jack Andrews  “Lost City of the Dead in the Grand Canyon.”] Sólo los miembros virtuosos de la tribu que seguían una cierta nube de día y a cierta estrella de noche eran capaces de encontrar al dios del cielo Sotuknang. Él decidió salvar a estas “personas escogidas” que emigraban conduciéndolas hasta la Gente Hormiga por protección.

A las hormigas se las describe como generosas y trabajadoras, ofreciendo sustento a los Hopi cuando las provisiones escaseaban y enseñándoles las ventajas del almacenamiento de comida. De hecho, las hormigas tienen hoy tales cinturas delgadas, continúa la leyenda, porque otrora se privaron de alimentos. En otra versión de las primeras eras, los Hopi mismos son descritos como hormigas cuando estaban “abajo.” La palabra “abajo” alude al Kiva Hormiga y al Primero y Segundo Mundo Subterráneo. El Tercer Mundo anterior destruido por un diluvio también se conceptúa como que está debajo de la tierra, considerando que nuestro actual Cuarto Mundo está en la superficie de la Tierra.

Según un mito Hopi algo cruel sobre “porqué las hormigas son tan delgadas,” muchas hormigas vivían al este de Toko'navi, o Montaña de los Navaho cerca de la frontera de Arizona/Utah. Estos insectos no son descritos a la manera alegórica de una fábula de Esopo sino de un modo casi humanoide. Durante una iniciación de la Sociedad Kachina, dos hormigas fueron disfrazadas como los fieros gigantes Hu de los kachinas, y azotaron a los niños hormiga tan duramente que éstos terminaron casi cortados al medio, de ahí su delgadez. ¿Es ésta otra referencia a “los gigantes en la Tierra?”

Las hormigas son también asociadas con la guerra o la caza. Los Hopi creen que ambas características se relacionan con Orión en particular y con las estrellas en general. Esta tribu también conecta a las hormigas negras con la brujería. La palabra Hopi Toko'anu (similar al nombre de la montaña) significa literalmente hormiga carnívora, la gran hormiga roja oscura con una picadura dolorosa. Por otro lado, la Sociedad de la Hormiga Roja del Zuni, una tribu que vive cerca de los Hopi, es asociada con la curación.

En Mesoamérica, el pueblo Maya, que comparte muchas características culturales con los Hopi,  relata leyendas de hormigas parecidas a hombres que construyen ciudades de piedra y caminos durante la Primera Creación (Mundo). Estos seres peculiares poseyeron poderes mágicos y podían emplazar las piedras en las posiciones arquitectónicas apropiadas silbando simplemente.


avatar
Oliveretta
Tierra
Tierra

Sexo : Femenino Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 02/11/2016
Edad : 46
Localización : En mi propio mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS HOPI, MÁS ALLÁ DE LAS LEYENDAS

Mensaje por Oliveretta el Sáb Sep 23, 2017 11:07 am


El arqueólogo J. Eric S. Thompson escribe:
“Zayamuincob puede traducirse como ‘los hombres torcidos ' o ‘los hombres desarticulados, ' que hace pensar en una conexión con un ‘jorobado'. La palabra también puede relacionarse con zay, ‘hormiga' puesto que allí también hay una tradición Yucatec [Yucatán Maya] de una antigua raza llamada chac zay uincob, ‘los hombres hormiga roja'.  Ellos eran trabajadores como las hormigas que sacan la tierra roja y hacen caminos rectos a través del bosque.”


La referencia a la joroba nos recuerda a Koko Pilau (Kokopelli), el flautista jorobado. Esto es la omnipresente figura de la fertilidad semejante a un insecto de los petroglifos del Sudoeste.

Hormigueros celestiales

Cada febrero los Hopi celebran el Baile del Frijol dentro de su kivas. Las fogatas se mantienen ardiendo continuamente, convirtiendo estas estructuras subterráneas en  casas espléndidamente calientes. Este ritual puede conmemorar una época cuando la  Gente Hormiga le enseñó al pueblo Hopi cómo hacer germinar frijoles dentro de las cavernas para sobrevivir. Los kachinas Hu antes mencionados son parte esencial de esta ceremonia para iniciar a los niños en la Sociedad de los Kachina.

Las hormigas resuenan profundamente en nuestras psiques como habitantes arquetípicos de mundos duales: el plano de la Tierra y el Averno. La evidencia lingüística y mitológica indica, sin embargo, que la imagen de antropoides semejantes a hormigas es más que una reacción psicológica ante la diminuta formica del mundo natural. ¿Por qué si no los medios de comunicación masiva les darían sistemáticamente a los ETs características de bichos? A diferencia de los vagos fantasmas de los sueños, la Gente Hormiga parece espantosamente real.

Si estas espeluznantes criaturas son una extinta o aislada especie terrestre como Pie Grande o el Monstruo del Lago Ness, todavía tenemos que descubrir algún esqueleto o evidencia fósil de su pasada existencia.


Petroglifo en Cottonwood Creek Ruin, cerca del Homolovi State Park, Arizona.

¿Fue la Gente Hormiga (nemâlâh) realmente la progenie (llamada Nefilim) de las mujeres que copularon con los ángeles rebeldes? ¿Llegó a Arizona un emisario de Orión, cuyo nombre significa hormiga,  para convertirse en Masau'u, el dios de los Hopi semejante a una hormiga? ¿Estaba la Gente Hormiga dispuesta a salvar a los humanos virtuosos de dos diferentes cataclismos naturales porque los primeros veían en los últimos el reflejo genético de ellos mismos? ¿Eran los kivas semejantes a cuevas en las que los Hopi encontraron refugio en verdad los hormigueros de los Antiguos Seres de las Estrellas? Estas preguntas pueden ser al final incontestables. No obstante, las implicaciones nos mantienen intrigados.




http://www.antiguosastronautas.com/articulos/David05.html


avatar
Oliveretta
Tierra
Tierra

Sexo : Femenino Mensajes : 696
Fecha de inscripción : 02/11/2016
Edad : 46
Localización : En mi propio mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS HOPI, MÁS ALLÁ DE LAS LEYENDAS

Mensaje por Koryak el Vie Sep 29, 2017 8:18 am


LA CIUDAD ROJA


Mucho tiempo después de estas migraciones todavía había clanes que seguían conservando las antiquísimas doctrinas. Estos clanes se reunieron y construyeron una ciudad «de importancia trascendental, que recibió el nombre de "la ciudad roja"», a la que se identifica con Palenque, en el Yucatán mexicano. En dicha ciudad fue establecida la escuela del aprendizaje, cuya influencia todavía puede descubrirse en algunos Hopi.

Los maestros de dicha escuela eran los katchinas, y la materia de enseñanza estaba compuesta esencialmente por cuatro apartados: 1. Historia de los clanes; 2. La naturaleza, las plantas y los animales; 3. El hombre, su estructura y su función física y psíquica; 4. El cosmos y su relación con el hacedor.

Tras un posterior período de numerosos enfrentamientos entre las ciudades establecidas en el Yucatán, sus habitantes abandonaron la zona y reemprendieron la migración hacia el norte. Durante aquella turbulenta época los katchinas abandonaron la Tierra. Los pocos clanes que han seguido manteniendo vivo el antiguo saber se juntaron más tarde en Oreibi, siendo ésta la razón de la especial importancia de este lugar.

TUNELES E INSTALACIONES SUBTERRANEAS


Tras haber recogido toda la información que le ha sido posible sobre los katchinas, Blumrich llega a las siguientes conclusiones sobre estos seres que, sin ser considerados en ningún momento como divinidades —y esto es importante—, se sitúan en el plano cósmico de injerencia directa en el quehacer humano: tenían cuerpo físico, tenían apariencia de hombres, en muchos aspectos se comportaban como hombres, pero disponían de unos conocimientos muy superiores a los propios hombres.
Poseían artefactos voladores, y un enigmático escudo que rechazaba a los proyectiles enemigos a elevada altura. Eran además capaces de engendrar niños en las mujeres sin mediar contacto sexual. A todo ello hay que sumar las habilidades que los humanos aprendieron de los katchinas, la más importante de las cuales fuera quizás el corte y transporte de enormes bloques de piedra y, en relación con ello, la construcción de túneles y de instalaciones subterráneas.

LOS MENSAJEROS DE LOS DIOSES

Además de lo que afirma Blumrich con referencia a los hopi, que él estudió en profundidad, podemos corroborar algunas de sus constataciones observando las costumbres de sus inmediatos vecinos, los indios zuñi y pueblo, que junto con los hopi forman el grupo de pueblos agricultores de la actual Arizona.

Así, por ejemplo, los zuñi, cuyos templos son cámaras ceremoniales subterráneas, conservan el culto de la serpiente emplumada como deidad celeste, lo que indica el origen mexicano de ciertos elementos de su religión al enlazar directamente con la imagen y culto de Quetzalcóatl (identificado con Kukulkán y Gucumatz) que fue también serpiente emplumada y voladora, corroborando así en cierta forma las narraciones de los hopi que afirman haberse establecido durante un tiempo en el área del Yucatán.

Los mismos zuñi rinden igualmente culto a los katchinas, para ellos mensajeros e intermediarios entre las deidades del cielo y el ser humano. Con lo cual se identifican prácticamente con los seres —emisarios o mensajeros de la divinidad— que en los textos bíblicos actúan bajo el concepto de ángeles.

TECNOLOGIA PUNTA

Pero regresemos a las observaciones que efectúa Josef F. Blumrich, sin perder de vista al hacerlo que se trata de las observaciones de un ingeniero con cargo de directivo de la NASA.

Afirma que los hopi cuentan que los escudos voladores de los katchinas se desplazaban a enormes velocidades gracias al impulso de una «fuerza magnética». En relación con ello, argumenta Blumrich que ni los hopi ni nosotros sabemos de qué se trata concretamente. Y que nosotros, por ejemplo, todavía no sabemos qué es realmente la gravitación. El día en que logremos descifrar este enigma, existirá la posibilidad de que incluso nosotros podamos volar sin limitación alguna.

Cabe recordar sin embargo —volviendo a lo que afirman los hopi— que Jonathan Swift vertió en su obra Los viajes de Gulliver datos astronómicos correctos acerca de los satélites de Marte, que nadie en su época podía conocer y que no fueron corroborados por nuestros astrónomos hasta 150 años más tarde. Swift le hace decir a Gulliver —personaje central de esta obra— que estos datos se los comunicaron los tripulantes de un artefacto volante circular y resplandeciente (como los «escudos» de los katchinas) governado a voluntad por estos tripulantes recurriendo al magnetismo. La fuerza magnética por lo tanto que afirman los hopi que servía para desplazar a sus escudos voladores.

En cuanto al escudo capaz de hacer explosionar los proyectiles enemigos en el aire, recurda Blumrich que los rusos estaban desarrollando hace ya años unos haces de protones capaces de destruir a los cohetes en pleno vuelo, mientras que en los Estados Unidos se estaban realizando ensayos con rayos de electrones parecidos, que tienen esta misma capacidad




(http://desequilibrioneurotico666.blogspot.mx/2014/03/los-hopis-y-su-relacion-con-los.html)


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 27749
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.