LA REVOLUCIÓN CUBANA

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: LA REVOLUCIÓN CUBANA

Mensaje por Koryak el Sáb Ago 19, 2017 11:45 am

@Magnum44 escribió:

 mmh?  Aquí hay gato encerrado.  No había muchos cubanos en México y prácticamente lo único que aparece siempre junto a Castro son mexicanos......................................................... P.......ta!!!! no vaya siendo que de los que entraron a La Habana conformando la revolución había más mexicanos que cubanos  lech

- Sin duda. Durante el régimen de Batista, no vemos a Castro en Cuba (estaba "estudiando"), cuando se planifica la revolución, él estaba aquí en México. Por cuestiones de dictadura, de economía, no era fácil que los cubanos pudieran salir de la Isla ¿quienes conformaron entonces todo el séquito que siguió a Fidel hasta La Habana a tomar el poder? uuuuuyyyy mmh?


 

 
    "Signos y símbolos gobiernan al mundo, no las palabras ni las leyes"
(Confucio)
 
 

 
   Hola Invitado
Eres bienvenid@
avatar
Koryak
Admin y Fundadora
Admin y Fundadora

Sexo : Femenino Mensajes : 28049
Fecha de inscripción : 29/03/2009
Localización : En un sol de medianoche

http://www.expresionculturarte.com

Volver arriba Ir abajo

Re: LA REVOLUCIÓN CUBANA

Mensaje por Nosferatu el Vie Sep 01, 2017 12:44 am


La Revolución Cubana se planeo en México


La Revolución Cubana se planeo desde tierras mexicanas. Está version fue confirmada por el propio Fidel Castro, algunos compañeros, testigos, funcionarios públicos y por evidencias fotográficas.

Incluso hubo un momento en que todo pudo haberse frustrado y el rumbo de la historia habría cambiado.

Fidel Castro llegó a México en julio de 1955, dos meses después de ser liberado durante una amnistía general. Había estado casi dos años encarcelado por la fallida toma de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

“Desde la prisión sabía que trabajar dentro de Cuba sería muy difícil (...) Nuestra idea era salir del país, viajar a México, porque en Cuba era una tradición desde las guerras de independencia. México era el país donde siempre se habían refugiado los revolucionarios cubanos”, cuenta Castro en sus memorias “Fidel Castro Ruz, Guerrillero del tiempo” (Katiuska Blanco Castiñeira, 2012).

La primera tierra mexicana que pisó fue Mérida. De Yucatán siguió a Campeche y luego a Veracruz, ciudad que dice le recordaba a La Habana por su arquitectura española.

En su recorrido por esas ciudades costeñas, antes de llegar al Distrito Federal, Castro ya estudiaba por dónde iba a salir para regresar a Cuba.

Cuenta que le urgía llegar a la capital de México, donde su hermano Raúl y otros compañeros ya lo esperaban en la casa de María Antonia González.

Con poco dinero en el bolsillo, Castro llegó a la Ciudad de México; detectó a los mexicanos con un fuerte sentimiento patriótico y “un sentimiento de hostilidad hacia Estados Unidos mucho más grande que el existente en Cuba”.

Al principio eran menos de 20 personas y los dólares que les mandaban de Cuba eran suficientes para cubrir sus gastos, pero el grupo fue creciendo. Había que adquirir algunas armas y costear las prácticas de tiro.

Fue en la casa de María Antonia, en Emparan 49 de la colonia Tabacalera donde conoció a Ernesto Guevara de la Serna, “El Che”. En esa casa, donde años después la Secretaría de Turismo del DF develaría una placa, muchos cubanos solían reunirse para comer.

Meses después de llegar a México, Castro hizo un viaje a Estados Unidos para buscar apoyo, reunir fondos y dar a conocer su campaña revolucionaria. Pese a sus esfuerzos, logró poco llamar la atención de los medios y en cuanto venció su visa tuvo que volver a México.

En junio de 1956 los titulares de varios diarios mexicanos informaban del desmantelamiento de una revuelta contra Cuba, así como de la detención de varios de sus jefes, esto luego de que la policía les encontrara armas. La acción estuvo encabezada por Fernando Gutiérrez Barrios, de la temida Dirección Federal de Seguridad.

Un mes después y con ayuda del general Lázaro Cárdenas, según cuenta Castro, fueron liberados.

Finalmente, el 25 de noviembre de 1956, el yate Granma, adquirido con apoyo de Antonio del Conde, “El Cuate”, 82 expedicionarios emprendieron su regreso a Cuba navegando por el río Tuxpan. El 2 de diciembre llegaron al manglar de Los Cayuelos, en Niquero para comenzar la revolucion cubana.





https://elrincondelsabe.blogspot.mx/2017/03/la-revolucion-cubana-se-planeo-en-mexico.html




"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  
avatar
Nosferatu
Neptuno
Neptuno

Sexo : Masculino Mensajes : 6849
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Re: LA REVOLUCIÓN CUBANA

Mensaje por Nosferatu el Dom Oct 15, 2017 12:10 am


La farsa de la Revolución Cubana. Martín Guevara, sobrino del Che Guevara
hace trizas su leyenda con un libro testimonial en su libro A la Sombra de un
Mito.

Fragmento de su libro  

En esos tiempos y sin tener realmente en cuenta esta variable, era mi tía Celia quien a base de sacrificio, de constancia, con su entrega de afecto presencial, algo tangible, nada sensiblero, la causa de que a mi padre le llegaran a la cárcel víveres, cartas, para que pudiera transformar un trato duro en soportable, y también acaso, aunque es difícil saberlo con exactitud, fuese tía Celia junto a la propia actitud de él, la responsable de que continuase con vida, o al menos, una contribuyente destacada para ello. Mi padre no sólo estaba abandonado a su suerte por la dirección de la Revolución, sino que personas más allegadas, no mostraron toda la cercanía y la preocupación que cabía esperar de ellos, tanto familiares como amigos.

Resultaba más beneficioso ocuparse de recordar al Che, ya que concedía notoriedad, que atender al que estaba vivo y le podía sentar muy bien una mano que requería de sacrificios.

Uno de los motivos más íntimos que me llevaron a abominar la farsa de la Revolución, tanto cubana como en general, es el hecho de que no sólo mi viejo fue capaz de dejarnos por una lucha que reclamaba sus esfuerzos, y que solo trajo tristeza, sino que aún cuando al mundo entero le quedó claro que aquello era no era más que una burda dictadura, siguió abrazando la causa por encima de cualquier otra cosa cuerda.

La guerra de las Malvinas terminó en una claudicación del ejército argentino frente a la Royal Navy, la verdadera armada invencible. La Junta Militar necesitaba un elemento cohesionador de la población argentina, y nada mejor que la amenaza de una potencia enemiga.

Dado esto lo más lógico era que hubiesen amagado ocupar las islas, con mucho cuidado para poder resolver el asunto en los bufetes internacionales. Pero me pregunté yo, ¿realmente los gobiernos pueden dirigir seres de tal estrechez de miras, que pudieran pensar, que tras una agresión militar, una declaración de guerra en todo orden contra Gran Bretaña, a la sazón el ejército que jamás da por perdida una batalla, de soldados que se ven conducidos por un príncipe en el campo de batalla, había la más mínima posibilidad, no digo ya de ganar sino de rendirse sin cobrar una buena paliza?

Pero esta incógnita crecía exponencialmente cuando pensaba que se trataba de un ejército que esos años había tenido un entrenamiento fogueado, propinando picana eléctrica, y todo tipo de torturas y vejámenes, a cuanto joven hubiese mostrado ideas de izquierda en Argentina. Tirando cuerpos, maltrechos con meses de torturas, desde aviones sobre el Río de la Plata, metiendo ratas y arañas en las vaginas de algunas militantes.

¿Podían pensar que después de invadir las Malvinas, la armada inglesa se asustaría frente a tales rufianes?

En efecto, no se acobardaron, es más, ni se inmutaron. Mandaron sus barcos con el príncipe Andrés al frente y luego de algunos combates encarnizados, pusieron bandera británica nuevamente sobre el suelo de Malvinas, le restituyeron el nombre de Falklands y dejaron en evidencia que los de la cúpula militar eran ladrones de los bienes que los familiares donaron a los soldados destinados a las islas, además de no mostrar demasiada intrepidez en el campo de batalla. Los argentinos que vivían en La Habana, generalmente ex militantes de la variada gama de la izquierda, se dividían en dos bandos gobernados por dos opiniones claramente diferenciadas: los que empujados por un afán nacionalista, antibritánico, estaban a favor de que Cuba o cualquier país apoyase a Galtieri en tal chapuza; y los que no conseguían olvidar que ese era el mismo mando militar que los tenía exiliados, y que había regado de sangre de jóvenes valores, los cuarteles, ríos y campos del país.

Fidel se volcó con Nicanor Costa Méndez, en demostrarle su apoyo incondicional. Ofreció la sangre de valerosos guerrero cubanos, que por suerte no llegó a aceptarse por parte del infame ejército argentino de entonces, pues una vez más se habría derramado inútilmente y a favor de un capricho de la dirigencia, esa sangre que más convenía invertir en la construcción del país, que en defender a una horda de torturadores de muchachos y muchachas.

En distintas épocas, según se encontrase la política interna en Argentina, las Malvinas han servido de elemento de distracción, pero aquella vez, sin saberlo, los británicos habían brindado con su victoria sobre el ejército argentino de entonces la posibilidad de comenzar a ver el final de aquellos horribles años de gobierno militar. Llegaban noticias de que afloraban grupos de rock, comenzaron las reivindicaciones en las calles y cada vez sentían menos autoridad moral para reprimir al pueblo y para dar directrices, los mismos que habían claudicado de aquel modo ante el enemigo. Se avecinaban tiempos de cambio.

Nos llamaron del Consejo de Estado y nos informaron que estaban por soltar a mi padre, y también a la mujer con que vivía cuando lo apresaron ocho años y medio atrás. Y algo se despertó en mí.





http://baracuteycubano.blogspot.mx/2014/07/la-farsa-de-la-revolucion-cubana-martin.html




"Esta conspiración satánica" sólo tiene éxito porque la gente no puede creer que  algo tan colosal y de monstruosa realidad exista.“
(Henry Makow)  
avatar
Nosferatu
Neptuno
Neptuno

Sexo : Masculino Mensajes : 6849
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : En el sarcófago

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.